Blogia
Ucronías

Mis rutas por el olvido V

Mis rutas por el olvido V

Sólo a modo de experimento he intentado en esta ocasión olvidar un poco lo que es la soledad.

Han bastado dos días de bullicio, ruido, conversaciones y gentes para darme cuenta de una realidad necesaria, la única en la que me siento confortado: No esperar a nadie y no ser esperado; no esperar nada de nadie, especialmente de uno mismo; no permitir que nadie espere nadie de mí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres