Blogia
Ucronías

Perspectivas

 Hace unos meses el funcionario se mostraba quejoso ante mí en su despacho. Desgranaba anécdotas a cuenta de las tropelías cometidas por los políticos a quienes teóricamente debía controlar, detallaba las ocasiones en las que tenía que frenar su innata tendencia a la componenda, la trapacería y el engaño, enumeraba sus esfuerzos para reducir la proporción de desmanes al mínimo posible y admisible.

 Unos días atrás, en su nuevo despacho de alto cargo de libre designación, no se recataba en las quejas: "si un funcionario se empeña te ata de manos y no te deja hacer nada". 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres