Blogia
Ucronías

No seas como él. Pero, por favor, como el otro tampoco

Aunque uno intente aislarse del chorreo continuo de sandeces relacionadas con la campaña electoral a veces es inevitable dar de bruces con ello.

Bien es cierto que el anuncio del PSOE, visto aisladamente, como pieza humorística, no deja de tener su gracia. Por cierto, qué gran papel hubiera hecho el simpar Mariano Ozores como aguafiestas.

Sin embargo la denuncia sobre el cenizo ajeno es muy arriesgada, sobre todo porque encuentra réplica fácil y rápida. y vaya uno a saber si video-contraataque el PP en cuatro días, cuando se entra al fondo del asunto. Si Rajoy es, que puede que lo sea, el eterno pesimista podemos encontrar en Zapatero la inconsciencia y la irresponsabilidad travestidas de optimismo sin decoro alguno.

El Sr. Presidente juega a aprendiz de Leibniz, pues como no vive aún en el mejor de los mundos posibles hace lo posible por lograr construirlo, y todo según el dictado de sus prejuicios, traumas, caprichos y complejos.

Rajoy es tal vez el eterno pregonero del "ya lo decía yo", pero Rodríguez no se queda corto en la orilla puesta como legítimo heredero de aquel despreocupado que sin duda ha habido en todo lugar y tiempo, el mismo que diría a un Noé afanado en la construcción de su arca: "si van a ser cuatro gotas".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres